miércoles, 17 de mayo de 2017

Cristiano Ronaldo e Isco jugarán hoy, en Vigo, ante el Celta, sobre el alambre. Ambos tienen cuatro amarillas y en caso de ver una cartulina más se perderán el trascendental encuentro que, el domingo, les medirá al Málaga, ése en el que el Real Madrid podría ganar LaLiga.
Ambas bajas serían muy importantes para un Zidane que ya ha decidido que en estos dos encuentros apenas hará rotaciones. Son las forzosas por lesión o sanción. Y, a día de hoy, los dos jugadores son titulares indiscutibles. Dicho de otra forma, perder a uno o a otro (o a ambos) supondría un varapalo para la entidad merengue y su entrenador.
Sucede, con todo, que en el Bernabéu confían que todo irá bien. Es decir, que Isco y Cristiano tienen veteranía suficiente y tablas para no caer en provocación alguna y evitar esa nuevas amarilla.
En el caso del portugués no es la primera vez que el ariete es capaz de aguantar un buen puñado de partidos sin ver esa dichosa quinta tarjeta. En la 14-15 aguantó los últimos 8 partidos de Liga con esas cuatro amarillas. La temporada pasada no hizo falta. CR7 sólo vio dos tarjetas.
En este curso su última tarjeta, la que le mantiene al borde de la suspensión, la vio ante las Palmas, el 1 de marzo. Siete partidos más tarde, sigue en el mismo número de tarjetas.