miércoles, 15 de febrero de 2017

Un Barça humillado dimite de la Champions en París. 

 





 Descalabro de los azulgranas, que quedan al borde de la eliminación al ser arrollados por el PSG (4-0). Con Messi desaparecido y sin centro del campo, los de Luis Enrique fueron claramente superados y solo el acierto de Ter Stegen evitó una coleada más amplia. Luis Enrique estalló tras el partido. Tres personas tuvieron que sujetarle para que no se enfrentara a un periodista de TV-3.

No hay comentarios:

Publicar un comentario